#NewInTown: Completos, churros y sánguches.

Para los que ya están aburridos de recorrer los mismos restaurantes siempre, en Gazuza les mostramos los nuevos restaurantes en Santiago que tienen que conocer.

Frank: 

Emplazado en pleno Boulevard del Parque Arauco, llega Frank, una sanguchería que apuesta por alejarse tanto  de la sanguchería estilo gringo -algo aplaudible considerando todas las hamburgueserías que infestan Santiago-.

No. Frank es algo distinto. Con 3 bases de proteína para elegir (Brisket, Pulled Pork y Pollo Grillado), ofrecen distintos acompañamientos para la carne, sugiriendo dos para cada tipo y que van desde algo más contundente como tocino y roquefort, hasta opciones más frescas como rúcula y cebolla caramelizada.

Boulevard Parque Arauco. Domingo a jueves de 10:00 a 24:00 – Viernes y sábado de 10:00 a 02:00

 


 

Burger Dog: 

Tal como lee… Una mezcla de un hot-dog y una hamburguesa. Y es que claro, de alguna manera hay que innovar.

burguerdog_blog
Papas rústicas acompañadas de 3 salsas; Toto (Tomate, Tocino), Cilantro Lima y Ranchera.

Burger Dog abrió sus puertas hace poco más de un mes, con una innovadora propuesta; carne molida rellena con queso y dentro de un pan de hot dog ¿Qué tal? Además, para acompañar la creación pueden elegir alguna de sus sugerencias; como la germana, con chucrut y salsa ranchera, o la griega, con tomate y salsa de cilantro lima.  Lo mejor de todo es que pueden elegir el tipo de carne de su burger dog, variando entre pavo, angus o cerdo.  Top.


Soy Churro:

En plena Nueva de Lyon ahora podrán ver un gran “Churrería” de mosaico, que ya con su fachada tiene harto que aportar a la ciudad. Y es que ahí está Soy Churro, la churrería española de Amaro Gomez-Pablos que salva a los capitalinos de ir a la playa cada vez que se nos antojen estas fritangas.

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-19-26-58
Foto desde @soychurro_cl

Con la clásica docena de churros + azúcar flor (ok, en realidad vienen de 4, de a 8 o de 16 para los glotones) , además está la opción de llevarse unos churros para untar en una tacita de chocolate belga. Un toque distinto a como estamos acostumbrados a comer los churros en Chile. Vale la pena ir a probarlo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *