Bravo 951

Fue un domingo, alrededor de las 5 de la tarde cuando llegamos a Bravo 951 con hambre y curiosidad. Sin ninguna esperanza, caminé por un oscuro pasillo que lleva a la casa ¿Están abiertos? pregunté. Por supuesto, respondieron dos chicos tras una larga barra y una vista a una casa remodelada para ser el restaurant más taquillero de Santiago.

brav

Luego de pasar dos salones, llegamos a la terraza. Acogedora y con encanto, nos sentamos frente a un mural de OnlyJoke en una mesa para dos, luego de rechazar una de las mesas compartidas que nos ofrecieron.

La carta llegó en blanco y negro y en papel bond, pero nadie se acordó luego de comenzar a leer sus propuestas, la que se podría definir como comida gringa gourmet, pero en realidad es harto más que eso.

IMG_8055

Por tentados, y por el contrario de lo que siempre hacemos, pedimos los platos más caros de la carta: unas costillitas BBQ cocinadas en cerveza negra servidas con un alioli mortal ($8.000) y una entraña al vino tinto servida con cole slaw y papitas mayo ($10.000)

IMG_8058

Hay que reconocer, que el plato se escuchaba harto mejor de lo que era, las costillitas un poco grasas, y la entraña algo sosa, pero de todos modos, una excelente comida y lugar, a la que volvería (y volveré) a probar la carta completa.

IMG_8057

Punto extra también por ofrecer una amplia carta de tragos sin alcohol (Para algunos es tema recurrente la caña dominguera, por lo que se agradece mucho). Esta vez pedimos unas limonadas con pepino que estaban exquisitas, pero esa limonada de granada que me arrepentí a último momento de pedir… aún te pienso.

IMG_8063

Como tienen una carta de postres espectacular (aunque estábamos reventando con sendos platos) igual nos pedimos un postre para compartir: Un key lime pie, que estaba espectacular, de hecho lo mejor que probamos ese día. La próxima vez, volveré por unos S’mores 😉

 

ic_951-05

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *